Rápido, fácil y gratis

Crea tu página web ahora

Crea tu página web

Sitios de empleo: los anuncios clasificados para tu nueva carrera

¿Quieres optimizar tu tienda Online? ¡Comercial Guerrillero te explica como en su blog!

 

Una de las mayores barreras con las que te encontrarás a la hora de vender online es que tendrás que vencer la desconfianza de tus potenciales compradores por el mero hecho de que no pueden examinar, tocar u oler los productos que estás vendiendo y, para conseguirlo, tendrás que compensar la imposibilidad de todo esto con las palabras, a través de una buena ficha de producto, y de una buena presentación.

 

Ese potencial comprador que ha aterrizado en tu página, de partida, está interesado en lo que tú vendes, pero si no eres capaz de convencerle, mediante la descripción que hagas del producto, lo más probable es que pierdas a ese (todavía no) cliente, que además como quiere comprar (y lo que ha pasado es que tú no se lo has facilitado), casi con seguridad que acabará recurriendo a la competencia.

 

La experiencia de comprar fuera y dentro de Internet


Plantéate la situación en el mundo offline, cuando acudes a una tienda física a comprar algo: estás buscando por ejemplo una camisa pero quieres asegurarte de que tenga un tejido apto para poder meterla en la secadora y que además sea de planchado fácil. Entras en una tienda de moda, o en unos grandes almacenes, echas un ojo, te fijas en una camisa en concreto: la vista y el tacto ya te dicen mucho, pero además consultas la etiqueta de la prenda. De acuerdo, ya lo sabes, puedes lavarla a máquina, a 30 grados máximo, y también admite el uso de secadora. Te queda alguna duda: aún no tienes claro lo de la dificultad del planchado y, además, te gustaría saber si la tienen en más colores, sin tener que recorrerte de arriba abajo la tienda, y entonces le preguntas a ese simpático dependiente que acaba de pasar por tu lado. Una vez ya sabes todo lo que necesitas saber, te decides, vas a comprar esa camisa. Fin.

 

Ahora volvamos al mundo online: localizas en una tienda de moda online una camisa que, así a bote pronto, te gusta, pero necesitas más información. Haces click en la ficha de producto y te encuentras con algo así: camisa de muselina, tallas S, M y L, modelo XXX, nueva colección temporada otoño-invierno. Ummmm… ¿qué es la dichosa muselina? ¿se acopla a lo que yo necesito? Una de dos: o te vas a buscar cuáles son las propiedades de la dichosa muselina en San Google o preguntas a la tienda a través de un formulario. En cualquier caso, ambas cosas conllevan una pérdida de tiempo y un esfuerzo a las que muchas personas no estarían dispuestas, a menos que la camisa les haya impactado y no hayan conseguido encontrar otra que les guste tanto. ¿Qué tal si para ponérselo fácil a esa persona interesada en comprar le facilitas de antemano toda la información que le pueda ser de interés.

 

Cómo hacer una ficha de producto perfecta


Las cosas a la hora de vender, tanto dentro como fuera de Internet, se pueden hacer muy bien, bien, regular, mal o muy mal. Se supone que el objetivo es terminar haciéndolas muy bien, así que ¿qué deberíamos hacer para conseguir hacerlo muy bien en nuestra tienda online? ¿Cómo sería esa ficha de producto perfecta? Vamos a ilustrar los diferentes factores que debería incluir una ficha de producto perfecta o casi perfecta con un ejemplo, en este caso de una ficha de la bicicleta de Hello Kitty de la tienda online Dibutoys (http://www.dibutoys.com/product/bicicleta-intantil-rueda-16-hello-kitty/):

  • El tamaño importa: intenta que tu ficha de producto tenga una extensión de al menos 200 palabras. Esto te permitirá realizar una mejor descripción y además, a mayor contenido, más posibilidades de que Google te tenga más en cuenta.
  • Texto descriptivo y además “seductor”: no se trata de llegar a las 200 palabras solo por “convencer” a Google. Al fin y al cabo, no solo pretendes que Google te sitúe en el mapa y te traiga posibles compradoras, lo que te interesa es que te acaben comprando y el texto que incluyas en tu ficha de producto debe estar totalmente orientado a este objetivo. Para ello, incluye una descripción adecuada del producto, utilizando el lenguaje de tus potenciales clientes y huyendo al máximo de tecnicismos, y apela también a la parte “emocional”. Es decir, en este caso que hemos tomado como ejemplo de la bicicleta infantil, a los padres les interesará saber el tamaño de la bicicleta, los materiales, etc., pero ¿por qué no terminar de convencerles explicándoles lo mucho que se va a divertir su hijo aprendiendo con esa bicicleta, de forma que casi se lo puedan ya hasta imaginar y visualizar la escena?
  • La presentación: una buena presentación implica hacer una buena estructura del texto, por aquello de que en Internet más que leer detenidamente línea por línea lo primero que hacemos es un escaneo rápido. Si nos interesa, ya nos paramos más. No presentes el texto a “modo ladrillo”, cuida la distribución por párrafos e introduce títulos que puedan hacer más accesible la información. Y cuida mucho las imágenes, en muchas ocasiones una imagen vale más que mil palabras. No olvides tampoco etiquetar la imagen (etiqueta Alt) para que Google también la tenga en cuenta y reforzar tu posicionamiento.  Fíjate en la forma tan limpia y atractiva que se presenta esta tienda online de lotes y cestas de navidad por ejemplo.  ¿A que te entran ganas de comprar?
  • Incluye información importante respecto a las condiciones para comprar el producto: no te conformes con incluir esa información decisiva en la página home (que también), pónselo muy fácil a quien te quiere comprar, de forma que cuando tenga delante el producto, además de tener a mano los datos sobre el mismo, tenga también muy accesible la información sobre las condiciones de envió, los gastos de envio, las condiciones de devolución, etc.
  • La llamada a la acción. Siempre llamativa y bien accesible junto al producto. Que tu potencial cliente sepa inmediatamente lo que tiene que hacer una vez que ha decidido que el producto le interesa, no le marees ni le hagas pensar en cuál es el siguiente paso: es comprar, déjaselo claro.

 

Cómo sería la “anti ficha” de producto

Sí, realizar una ficha de producto perfecta conlleva un esfuerzo extra, más si tienes un catálogo de productos muy amplio, pero nadie dijo que fuera fácil. Ni dentro ni fuera de Internet.

 

En cualquier caso, si no llegas a esa ficha de producto perfecta, mientras intentas acercarte no te quedes en la anti ficha de producto: no te limites a ofrecer datos aislados y muy técnicos, tipo MODELO XXX CATEGORIA ZZZZ.

Además de que no aportarás a tus posibles clientes lo que necesitan y no facilitarás que Google te sitúe en el mapa, si además utilizas exactamente la misma información que te ha facilitado el proveedor del producto (que puede que también este vendiendo ese producto, además de otras por ejemplo seis tiendas online más), corres el riesgo de verte penalizado por Google por contenido duplicado.